TIPOS DE MASCARILLAS

En líneas generales, existen dos tipos de mascarillas que se están utilizando para protegerse del Covid-19: las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas de protección respiratoria, también llamadas filtrantes o autofiltrantes. Sin embargo, sus características son muy diferentes y solo las segundas protegen realmente de la transmisión del virus.

¿Qué significa FFP1, FFP2, FFP3 en las mascarillas?

Las mascarillas autofiltrantes se rigen bajo la normativa europea UNE-EN 149 y se clasifican en base a su rendimiento en tipo 1, 2 o 3. La elección del tipo de clase se determina en función de la toxicidad del contaminante y de la concentración ambiental presente.

FFP1 o filtro de partículas tipo P1:

La eficacia de filtración es del 78% y su porcentaje de fuga hacia el exterior es de un máximo del 22%.
Recomendada para concentraciones ambientales de hasta 4 VLA (Valor Límite Ambiental).
Su uso más frecuente es para impedir que se inhalen partículas de material no tóxico y olores molestos.

FFP2 o filtro de partículas tipo P2:

Su eficacia de filtración es del 92% y su porcentaje de fuga máximo es del 8%.
Recomendada para concentraciones ambientales de hasta 12 VLA.
Se usan normalmente para impedir que inhalemos fluidos tóxicos de polvo, aerosoles de baja o moderada toxicidad y humos.

FFP3 o filtro de partículas tipo P3:

La eficacia de filtración es la mayor de todas, alcanzando el 98% y su porcentaje de fuga máximo es del 2%.
Recomendada para concentraciones ambientales de hasta 50 VLA.
Actúa contra distintos tipos venenosos y tóxicos de polvo, humo y aerosoles de alta toxicidad. También es eficaz contra bacterias, virus y esporas de hongos.

La OMS solo recomienda el uso de las mascarillas FFP2 o FFP3, las que cumplen la normativa de protección para llevar el sello N95.

TIPOS DE MASCARILLAS DE PROTECCIÓN RESPIRATORIA

Lo que buscaremos en una mascarilla antivirus, para que sea efectiva como tal, es su protección homologada de filtrado. Las máximas protecciones en la norma europea EN149 son la FFP2 y FFP3. Su finalidad es la protección ante inhalación de contaminantes ambientales, agentes patógenos, químicos, antbióticos y citostáticos.

Mascarillas FFP2: Alta protección, homologadas para retener partículas de hasta 0,6 micras, con una eficacia de filtración mínima del 92%

Por su capacidad de filtrado está indicado para la protección respiratoria de profesionales sanitarios o personas expuestos a riesgo bajo-moderado:

Entrar en habitaciones de aislamiento respiratorio
Asistencia en urgencias y consultas a pacientes de alto riesgo de padecer enfermedades de transmisión aérea
Laboratorios donde se procesen microbacterias (siempre que se trabaje en cabina de flujo laminar).

Mascarillas FFP3: Máxima protección, homologadas para retener partículas de hasta 0,6 micras, con una eficacia de filtración mínima del 98%

La gran capacidad de filtrado ofrece la máxima protección respiratoria para profesionales sanitario o personal de investigación expuestos a riesgo alto:

Broncoscopias.
Técnicas de inducción de esputos y aspiración de secreciones.
Intubación traqueal.
Autopsias de pacientes con sospecha o diagnóstico de enfermedades de transmisión aérea.
Manipulación de muestras de estos pacientes en A. Patológica.
Drenajes de abcesos tuberculosos.
Traslado en ambulancia de estos pacientes.
Personal que prepara citostáticos (aunque se trabaje en cabina de flujo laminar).
Personal que realiza instilaciones de citostáticos.

Uso médico - sanitario (protección contra organismo infecciosos , máxima protección contra el virus COVID-19)

CÓMO PONERSE, USAR, QUITAR Y DESECHAR UNA MASCARILLA ANTIVIRUS

Antes de ponerse una mascarilla facial, lávese las manos con un gel desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
Cúbrase la boca y la nariz con la mascarilla de protección y asegúrese de que no haya espacios entre su cara y la máscara.
Evite tocar la mascarilla mientras la usa; si lo hace, lávese las manos con el desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón.
Cámbiese de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilice las mascarillas de un solo uso.

Para quitarse la mascarilla: quítesela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla);
deséchela si su uso es de un solo uso ó médico (alto riesgo de contagio) inmediatamente en un recipiente cerrado; podrá utilizar no más de 50 veces si su uso normal lo permite (medio riesgo de contagio) y lávese las manos con un gel hidroalcohólico desinfectante o con agua y jabón.

Para conservar su mascarilla muchos usos, tome las precauciones necesarias, consérvela en un lugar seguro siguiendo todas las indicaciones para evitar su contaminación.

Accept Site use cookies